Oporto I

¡Hola, hola bonitos!

Sé que llego un poco bastante tarde con los post sobre Portugal, pero como sabéis las oposiciones me han tenido bastante ocupada y necesitaba centrarme en ellas.

Pero bueno, continuando con nuestra ruta por Portugal, que comenzó con Guimarães (y que puedes leer aquí), hoy os hablo de Oporto. Esa ciudad tan llena de contrastes entre lo nuevo y lo antiguo, entre lo cuidado y lo descuidado. Tardamos dos días en visitarla al completo y nuestros pies notaron uno a uno todos los kilómetros recorridos. Pero sin duda, volvería a repetirlos.

En Oporto hay bastante por conocer por eso no me da un solo post para mostrárselo, así que vamos a comenzar con la zona centro que es la que recorrimos primero y en el siguiente post os hablo de la zona del Puente de San Luis I.

Nosotros nos alojamos en un hostal en la zona de la Plaza de la Batalla, muy, muy céntrico de la ciudad. Uno de los inconvenientes es que si vas en coche aparcar es un problema. Y si no que nos lo cuenten a nosotros: más de una hora dando vueltas para aparcar hasta que decidimos pagar los dos días un aparcamiento privado.

En esta plaza se encuentra el Teatro Nacional de San Joao y la Iglesia de San Ildefonso. En dirección a esta se encuentran la Rua Santa Catalina (que es una calle llena de comercios) y la Rua de 31 de Janeiro, que es por la que tiramos nosotros.

En la Rua 31 de Janeiro también hay tiendas de todo tipo y alguna que otra pastelería  o heladería que sí o sí hará que te sea difícil resistirte.

Peeeero, en esta calle, amantes de las Yankee Candle, aquí esta es vuestra tienda. Increíble la variedad de velas y aceites (en Segovia tenemos muy poquita variedad…). Piqué comprando un par de cosas, pero en mi defensa diré que era una necesidad. La dependienta es todo un encanto.

Desde aquí fuimos directos a la Estación de San Bento. Tenía muchísimas ganas de conocerlo y, la verdad, no me decepcionó ni un poquito.

Desde aquí volvimos hacia la Iglesia y la Torre de los Clérigos que está al final de la Rua 31 de Janeiro subiendo la cuesta. La verdad es que nosotros no somos muy de entrar en las Iglesias, pero el órgano que hay en esta es bastante imponente.

La entrada a la iglesia es gratuita y subir a la Torre cuesta 4€, pero merece la pena pagar y subir todas las escaleras por pasillos estrechos hasta arriba. Desde ahí se ve la vista de toda la ciudad.

Catedral de Oporto

Después de la torre fuimos a comer (con el jaleo de aparcar el coche y hacer el check in del hostal tuvimos poca mañana) a la Plaza de Guilherme Gomes Fernandes pasando por las principales calles de bares (y que según nos dijeron es como la Rambla de Barcelona). Justo ese día pillamos un mercadillo.

La verdad que el sitio donde comimos no es recomendable (buen trato pero poca comida y muy cara) aunque el sitio era bonito. Lo que sí os recomiendo es pecar en Leitaria da Quinta do Paço. Se trata de una pastelería (también hay salado) con mogollón de variedad de dulces y a muy buen precio.

Desde aquí fuimos a la Plaza Gomes Teixeira en la que se encuentra la fuente de los leones y la Iglesia do Carmo. La verdad es que pillamos un momento bastante concurrido de gente debido a las pompas de jabón pero la verdad es que en las fotos quedan genial (ya lo visteis en mi IG).

La verdad es que mientras yo me entretenía haciendo las fotos de las pompas el amore estaba haciendo una cola tremenda para entrar a la Librería Lello. La entrada son 4€(algo elevado en mi opinión). Pero sin duda es algo que hay que ver si estás en Oporto. Además si compras un libro te lo descuentan del precio.Se llena de gente y hacer una foto decente la verdad es que cuesta bastante, pero… ¡quien la sigue la consigue! 😉

 

 

¡Ah! Al hacer el pago de las entradas hay que dejar mochilas y bolsos en unas taquillas y… ¡Podéis tener vuestro momento friki! (Yo me hice la foto porque si mi hermana se entera de que he estado y no me la he hecho… No me lo perdonaría jamás de los jamases, jaja).

Al salir de la Librería nos encontramos con la preciosa tienda A Vida Portuguesa. Todo un acierto haber entrado. Se trata de una tienda de dos plantas en la que venden todo tipo de cosas (comida, decoración, papelería, cosmética…).

Además, en la planta de arriba hay un ventanal con vistas al parque y a la Torre de los Clérigos.

Desde aquí fuimos a la Avenida de los Aliados para ver de cerca el Ayuntamiento de Oporto (Pacos do Concelho) y dimos una vuelta por los alrededores.

Detrás del ayuntamiento se encuentra la Iglesia de Trindade, pero la verdad, en mi opinión es algo que puedes perderte.

¡Pues hasta aquí la primera parte! En el próximo post, más! ¿Has estado en Oporto? ¿No? ¿Qué te ha parecido? ¡Cuéntame!

Si no quieres perderte nada, ¡suscríbete! 😉

Un abrazo viajeros y ¡a vivir!
Anuncios

2 thoughts on “Oporto I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s